Se estima que la infertilidad afecta a un 15% de las parejas de todo el mundo, mientras que 3 de cada 10 no responden a ningún tratamiento. En estos casos de abortos o fallas de implantación recurrentes, el 75% de las mujeres resultan positivas al estudiarlas inmunológicamente. Las enfermedades autoinmunes se generan hasta 10 años antes de manifestar los síntomas específicos, donde la infertilidad podría ser la primera manifestación subclínica.

Los cambios sufridos en el estilo de vida como consecuencia de los hábitos alimenticios, factores medioambientales y uso indiscriminado de fármacos presentan un alto impacto sobre los microorganismos simbióticos asociados a las mucosas y la piel; primera barrera de defensa frente a enfermedades. El impacto en la microbiota puede afectar la respuesta inmune y generar autoinmunidad la cual afectará la funcionalidad del endometrio.

Por medio de nuestra tecnología de microARNs somos capaces de traducir los cambios que sufre la microbiota, establecer un diagnóstico personalizado y brindar un tratamiento preciso frente a estas alteraciones, que se manifiestan en pacientes con síntomas aún inespecíficos de inflamación, que afectan la fertilidad y patologías relacionadas.


es_ESSpanish
en_USEnglish es_ESSpanish